elEconomista | El código de conducta como garantía de éxito en la empresa: el caso Inditex

El Socio de MDC Abogados, Manuel de Cárdenas, analiza en elEconomista cómo un Código de conducta puede impulsar el éxito de una empresa. El abogado experto en Compliance penal y Derecho penal analiza el caso de Inditex para arrojar luz sobre la implementación de un sistema de prevención de delitos para que sea eficaz. En él, es necesario que la compañía haya interiorizado previamente una cultura de cumplimiento.

“Ello exige mucho más que la aprobación de un programa de Compliance con su código de conducta y ético, su análisis de riesgos, su manual de cumplimiento o sus protocolos de prevención de delitos”, sentencia el abogado en su artículo.

La cultura de cumplimiento requiere que, desde el interior de la empresa, desde su más alta estructura, se tenga el convencimiento y la firme voluntad de desarrollar el proyecto empresarial siempre dentro de la legalidad o, incluso, con un compromiso que va más allá de la legalidad para convertirse en un auténtico compromiso de respeto y atención a las partes interesadas y, en definitiva, hacia la sociedad.

Sobre esta cuestión y dentro del ciclo de jornadas Líderes Inspiradores, organizado por la Sección de Compliance del ICAM el pasado mes de julio tuvo lugar un encuentro con Óscar García Maceiras, CEO de Inditex, dirigido por Begoña Fernández Rodríguez y Pilar López Aranguren Velarde, copresidentas de la sección.

En este encuentro, el invitado identificó los intangibles de una compañía con los valores que van a impactar sobre los grupos de interés, formulando una interesante cuestión: en la relación con los accionistas, con los clientes, con los proveedores, ¿qué razones adicionales damos a los clientes para contratar con nuestra empresa? ¿Somos conscientes de que debemos asignar a los proveedores una relación de socios? En definitiva, planteaba la imposibilidad de desarrollar un proyecto empresarial importante de espaldas a la sociedad.

Código de conducta, clave en la estrategia de la empresa

Manuel de Cárdenas avanza que en el eje del desarrollo del proyecto es necesario situar a las personas y, por ello, la empresa debe ofrecer compromisos atractivos y oportunidades de desarrollo profesional. Atraer y retener talento requiere un cuidado permanente que constituye un reto continuo de adaptación a la diversidad que la sociedad global presenta.

Óscar García Maceiras explicó que, ante los potenciales clientes, “la diversidad tiene la misma importancia que el precio, que ya no es suficiente para ser competitivo. En efecto, también es preciso atender a la calidad, al diseño y tener siempre en cuenta la diversidad de perfiles de los consumidores, cuyo conocimiento exige un esfuerzo constante de inversión en formación”.

En este punto, el socio de MDC considera que “el modelo a crear deberá dar un papel a los consejeros independientes y contar con una matriz de competencias en la que se definan correctamente la posición del componente familiar”.

Respecto a la cuestión de comunicar internamente la importancia del cumplimiento normativo se dio gran importancia a transmitir que el “cómo importa» (how matters) y a explicar adecuadamente por qué ha de disponerse de un Comité de Ética, de un Código de Conducta o por qué es necesario invertir en formación. “Estos mecanismos requieren, no sólo que se cumplan, sino explicar a todos la razón de cada uno de ellos. Comparten grandes y pequeñas los mismos mecanismos de defensa, que pueden proporcionarles la exención o la atenuación de su responsabilidad”, analiza en el artículo.

Por otro lado, la defensa frente al delito exige contar con un programa de cumplimiento ajustado a los requisitos establecidos en el código Penal, un programa que, como hemos expuesto, no queda reducido a una serie de documentos o protocolos aprobados formalmente.

“La existencia y realidad de un programa será eficaz cuando el programa se fundamente en unos valores asumidos desde lo más alto de la empresa, que hayan sido interiorizados y extendidos a todas sus ramas de actividad y que, en definitiva, nos permitan hablar – tal y como como hace el Tribunal Supremo – de la existencia de una auténtica cultura del cumplimiento”, concluye.

Si quiere consultar la publicación en elEconomista, pincha aquí.

Si desea ampliar la siguiente información o contratar nuestros servicios, no dude en ponerse en contacto con nuestro despacho llamando al +34 625 795 122 o 915 919 104 o enviando un email a contacto@mdcabogados.eu